Aceite esencial de Ylang ylang

Flores de ylang ylang

El aceite esencial de ylang ylang puede aumentar la persistencia del aroma de las mezclas de masaje y tiene fama de aceite sensual.

En idioma malayo, ylang ylang significa «flor de flores», haciendo referencia a que ningún árbol produce flores con una fragancia más fresca e intensa.

El ylang ylang (Cananga odorata) es originario del sudeste asiático y puede alcanzar los 20 m de altura. Presenta ramas elegantemente arqueadas, que sostienen hojas satinadas y de forma ovalada, y un gran número de flores péndulas y de color verde-amarillento durante todo el año.

En 1866 el historiador francés Guibourt refería una receta de las islas Molucas para una pomada (ungüento aromático) llamada boori-boori, preparada mediante la maceración de flores de ylang-ylang en aceite de coco. Los habitantes de las islas la utilizaban para proteger su cabello de la sal marina cuando nadaban, así como para nutrir y suavizar su piel.

Durante la estación de los monzones, se la aplicaban en el cuerpo para prevenir enfermedades infecciosas y fiebres (incluido el paludismo).

En Indonesia, es costumbre esparcir flores de ylang ylang sobre la cama de las parejas de recién casados en su noche de bodas. Se considera que el intenso perfume que desprenden calma los nervios y produce desinhibición.

Hoy día, el ylang ylang se emplea para la elaboración de perfumes de tipo floral; aporta un matiz de exótica frescura a perfumes amaderados y especiados.

Se considera que el embriagador aroma del ilang-ilang calma los nervios, desinhibe y tonifica.

Flores recogidas a mano

La mayor parte del aceite de ylang ylang se produce en Madagascar, Comores y Reunión. Las flores despliegan toda su fragancia dos o tres semanas después de que se han abierto los capullos. Las flores maduras se recogen a mano por la mañana temprano, cuando el aceite esencial está más concentrado.

Tan pronto como es posible después de su recolección, son sometidas a un proceso de destilación mediante un equipo instalado a tal fin entre los árboles.

Por cuanto respecta a la calidad de la fragancia, existen varias clases de aceite esencial: El ylang ylang extra o superior y las variedades 1, 2 y 3 de ylang ylang.

La clase de calidad extra se recoge de la primera destilación; el material vegetal es destilado dos o tres veces más para obtener las demás «fracciones». Existe además un ylang ylang completo, que incluye todo el aceite, sin fraccionar, y que se obtiene tras un largo proceso de destilación.

Entre los aceite esenciales también se comercializa el de Cananga procede de las flores de la misma especie, pero es de calidad inferior. Su aroma es muy similar al del ylang ylang, pero menos duradero. Los distintos aceites de ilang-ilang de calidad inferior se utilizan como material aromático en la producción de jabones y detergentes.

Efectos terapéuticos

Los especialistas en aromaterapia manifiestan su preferencia por el ylang ylang extra (de coste más elevado), o por la variedad de aceite completo. Ambos tipos son prácticamente incoloros y poseen una intensa fragancia floral y balsámica, con reminiscencias de jazmín y almendras. Un aceite de buena calidad tiene además un suave matiz picante.

El ylang ylang está considerado un aceite embriagador y afrodisiaco. Con todo, sus sensuales propiedades son inseparables de sus efectos relajantes e impulsores del estado de ánimo, y además producen una agradable sensación de bienestar.

A comienzos del siglo XX, dos químicos franceses descubrieron que el ylang ylang era eficaz contra el paludismo, el tifus y otras fiebres. Llegaron asimismo a la conclusión de que poseía una acción reguladora sobre corazones débiles, así como un efecto calmante sobre el sistema nervioso central.

Es un aceite excelente para calmar la tensión nerviosa, la agitación y la irritabilidad. Unas pocas gotas (¡no más!) añadidas al agua del baño, o diluidas en un aceite de masaje, favorecen un sueño profundo.

El ylang ylang tiene fama de tratar y prevenir la hipertensión sanguínea relacionada con el estrés y calmar las palpitaciones. También resulta de utilidad en los trastornos premenstruales.

Además, estudios recientes sostienen que el ylang ylang puede controlar ciertas formas de epilepsia, especialmente si es inhalado antes de la presentación del ataque. «Es posible que el aceite contenga un agente farmacológico, aún sin identificar, que reduce la actividad eléctrica que provoca el ataque.»

La seguridad ante todo

En términos propios de perfumería, el ylang ylang, al igual que otras fragancias intensamente florales, es considerado narcótico o embriagador. En concentraciones altas, puede resultar algo tóxico, dando lugar a dolor de cabeza y náuseas. Por ello, no deben nunca sobrepasarse las dosis recomendadas en las recetas.

Ficha de datos Aceite Esencial de Ylang-ylang

Nota de mezcla: Media

Efecto beneficioso: Levanta el ánimo

Precio: Alto

Grupo de aroma: Fresco-floral

Advertencia: Puede causar dolores de cabeza y náuseas si se usa en concentraciones elevadas.

Belleza natural con Ylang ylang

El ylang-ylang es excelente aliado para la piel y el cabello, además de eliminar tensiones.

Baño «flor de flores»

La embriagadora fragancia de esta exótica mezcla te ayudará a dejar atrás las preocupaciones del día para adentrarte en un paraíso tropical.

Mezcla los aceites esenciales con el aceite de baño y añade la mezcla al agua, cuando la bañera esté ya llena.

Aceite para cabello

Aplícalo después de lavarte el pelo. Se recomienda para cabellos dañados por el sol y para prevenir las puntas abiertas. Utilízalo antes de nadar, para proteger tu pelo del agua dorada o salada.

  • 4 gotas de aceite puro de ylang-ylang
  • 3 cucharaditas de aceite de coco

Masajea con esta mezcla el cuero cabelludo y el cabello, insistiendo en las puntas. Deja actuar durante 30 minutos, y después aclárate. Para un mejor resultado, deja que tu cabello se seque de forma natural.

Crema corporal

Esta crema, delicadamente perfumada, es ideal para las pieles secas. Aplícala con un suave masaje después del baño.

Funde al baño María la cera de abejas y la manteca de cacao, con el aceite de almendras, en un cuenco resistente al calor.

Añade 2 cucharaditas de agua destilada caliente, gota a gota, batiendo con unas varillas o una batidora a baja velocidad. Retira el cuenco del calor y sigue batiendo.

Añade los aceites puros y el contenido de la cápsula de vitamina E, sin dejar de remover con una cuchara metálica hasta que la mezcla empiece a espesar.

Trasládala con la cuchara a un frasco ancho, con tapa de rosca. Para evitar la proliferación de hongos, consérvala en el frigorífico (no más de 6 meses). Guarda una pequeña cantidad en otro frasco en el cuarto de baño para el uso diario.

Crema corporal perfumada

Polvos corporales «flor de flores»

Utilízalos después de un baño perfumado. El talco neutro, no perfumado, es la base ideal, aunque también puedes usar harina de maíz.

Traslada el polvo a un frasco con tapa de rosca y añade los aceites esenciales. Cierra herméticamente, agita bien y deja reposar durante 24 horas. Empólvate el cuerpo con una borla de algodón.

Leche limpiadora para pieles grasas

La leche de cabra en polvo limpia y equilibra la producción de grasa de la piel. Repón la mezcla cada varios días.

  • 2 cucharadas colmadas de leche de cabra en polvo
  • 3 gotas de aceite puro de ylang-ylang
  • 3 gotas de aceite puro de lavanda

Mezcla los ingredientes en un frasco hermético. Agita bien y deja reposar 24 horas.

Cuando lo vallas a usar, mezcla 1 cucharadita con un poco de agua caliente hasta obtener una consistencia lechosa. Aplícala con un algodón y retírala con un pañuelo de papel. Aclara con abundante agua fresca.

Leche para pieles secas y normales

Cuesta muy poco trabajo prepararla, y sin duda merece la pena.

  • 1 cucharadita de leche de cabra en polvo
  • 1 cucharadita de aceite diluido de ylang-ylang

Pon la leche en polvo en un bol pequeño. Añade agua caliente hasta obtener una consistencia lechosa, y después une el aceite de ylang-ylang.

Aplica con un algodón y retírala con un pañuelo de papel. Aclara con agua templada. Quedará sobre tu piel una fina película de aceite que la protegerá de la pérdida de humedad.

Hogar fragante con ylang-ylang

El toque sensual del ylang-ylang es ideal para su uso en el dormitorio y en el cuarto de baño, así como para perfumar tu cajón de ropa interior.

Velas aromáticas

Una vela perfumada con la sensual fragancia del ylang-ylang crea un romántico ambiente en el dormitorio y el cuarto de baño. La cera y las mechas pueden adquirirse en tiendas de manualidades, y el molde se vende en tiendas de utensilios de cocina. Necesitarás:

  • 75 y de bolitas de cera (parafina)
  • Mecha con centro metálico
  • 6 gotas de aceite puro de ylang-ylang
  • Molde metálico en forma de corazón, de 10 cm de diámetro

1.- Funde la cera en un cazo al baño  María. Mete la mecha en la cera derretida y luego deja que se enfríe.

2.- Retira la cera fundida del calor y añade el aceite esencial.

3.- Vierte la cera en el molde hasta el borde. Deja que se enfríe hasta que presente una consistencia blanda.

4.- Corta tres trocitos de mecha que sean 1 cm más largos que la altura del molde y húndelos en la cera blanda. Deja que ésta se endurezca totalmente.

5.- Utiliza la vela así, o enfríala en el frigorífico y después sácala del molde con mucho cuidado.

Velas artesanales de Ylang Ylang

Saquitos de ylang-ylang

La raíz de lirio de Florencia en polvo fija la fragancia de estos saquitos, y aumenta su duración. Necesitarás:

  • 40 cm de cinta de raso estampada, de 4 cm de ancho
  • Aguja e hilo a tono
  • 2 cucharadas de harina de maíz
  • 6 gotas de aceite puro de ylang-ylang
  • 1 cucharadita de raíz de lirio en polvo (opcional)
  • 20 cm de cinta de un color a tono para el lazo
  • Embudo de plástico

1.- Dobla la cinta por la mitad en  sentido longitudinal, de manera que el derecho de la tela quede hacia dentro. Cose los bordes para formar un tubo, dejando un extremo abierto.

2.- Vuelve el tubo de modo que el  derecho de la tela quede hacia fuera, empujando el extremo cosido hacia el interior. Plánchalo en frío.

3.- Mezcla el aceite esencial, la harina de maíz y la raíz de lirio. Coloca el embudo en el tubo e introduce la mezcla a cucharadas.

4.- Por último, ata un lazo decorativo en el extremo del saquito.

Los aceites Esenciales de Ylang-ylang más vendidos

Scroll hacia arriba

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies