Aceite esencial de Sándalo

Rama de sándalo

El aroma denso y sensual del aceite esencial de sándalo, uno de los ingredientes más preciados en perfumería y aromaterapia,  atrae por igual a hombres y mujeres.

El sándalo (Santalurn albura) es un arbolito tropical perennifolio, de hojas aterciopeladas y racimos de diminutas flores de color violeta.

Se trata de un árbol semiparásito, ya que sus raíces perforan las de las plantas vecinas, especialmente las de bambú y las palmas. Durante varios años, los ejemplares jóvenes dependen de las otras plantas para su nutrición y con el tiempo acaban matándolas.

El aceite esencial, que se encuentra en las raíces y la médula, se extrae de árboles maduros, de 20 a 50 años de edad.

En primer lugar se eliminan las ramas, los estratos más superficiales de madera y la corteza de las raíces y el tronco. La madera de la médula se corta entonces en tocones de 90 a 120 cm de longitud, se pone a secar y se almacena. A continuación se extrae el aceite de los tocones y de las raíces secas, mediante destilación por vapor.

Según el sistema de explotación controlada de los recursos madereros, se procede a replantar ejemplares jóvenes, cultivados en viveros en los puntos donde se ha realizado la tala.

El aceite esencial de sándalo es un líquido amarillento y ligeramente pegajoso. El aroma es dulce, amaderado y balsámico, con una lejana nota almizclada, y resulta profundamente relajante y sensual.

A diferencia del aroma de otros aceites esenciales, el de sándalo mejora con el paso del tiempo. Los perfumistas lo aprecian sobre todo por su persistencia y lo utilizan a menudo como nota de base o como fijador.

En busca de la calidad

Si quieres comprar aceite puro de sándalo de buena calidad, comprueba que sea de Mysore o que lleve una etiqueta con la indicación “Agmark” o “Agmark type“.

Los buenos proveedores analizan el material remesa a remesa, para comprobar su pureza y calidad.

El precio del aceite de sándalo se ha cuadruplicado en los últimos años, debido a su escasez y a los estrictos controles impuestos por el gobierno de la India, por lo que el producto se ha convertido en objeto de numerosas adulteraciones. Lamentablemente, algunos cargamentos ilícitos de aceite procedente de India consiguen llegar al mercado de Indonesia, donde se adulteran y se venden a precio reducido.

El aceite de sándalo australiano (Santalum spicatum) es una alternativa más económica al sándalo indio, pero tiene menos propiedades medicinales y es inferior en aroma, pues carece de las dulces y suaves notas superiores, características de su exótico primo.

Desde el punto de vista botánico, el sándalo del Caribe (Amyris balsamifera) no tiene ningún parentesco con los dos anteriores, pero su aceite esencial se vende a veces como sucedáneo barato de S. album. Pese a su aroma intenso y ahumado, el aceite de Amyris no parece tener propiedades medicinales dignas de mención.

Historia del sándalo

Durante siglos, el sándalo ha desempeñado un papel relevante en la vida cultural y espiritual de Asia. La madera se utilizaba para construir templos y fabricar muebles y objetos de culto, y actualmente aún se quema como incienso en los santuarios budistas e hindúes.

El aceite se empleaba para perfumar a los muertos, en la creencia de que protegía el alma en su transición a la siguiente vida.

El sándalo tiene una naturaleza doble: por un lado es tranquilizador y meditativo, y por otro es sensual. Los antiguos hindúes eran plenamente conscientes de sus connotaciones eróticas; de hecho, las cortesanas indias solían aplicarse en los pechos pasta de sándalo mezclada con almizcle, para aumentar su atractivo.

Curiosamente, la investigación moderna ha revelado que el aceite contiene una sustancia de la familia de los esteroides, químicamente semejante a la testosterona, la hormona que según se cree regula la libido tanto en los hombres como en las mujeres.

Durante siglos, en la India, el sándalo combinado con la rosa Otto ha servido de base para la fabricación de un perfume afrodisiaco denominado aytar.

Los practicantes de la medicina ayurvédica (tradicional de la India) siempre han valorado las propiedades curativas del sándalo. La pasta preparada con la médula en polvo del árbol se emplea para tratar úlceras cutáneasabscesos y tumores. En el pasado, los médicos herboristas europeos prescribían el extracto líquido para tratar enfermedades tales como la bronquitis crónica y la cistitis.

En muchos manuales de herboristería antiguos, el serrín y el polvo de sándalo aparecen a menudo como ingrediente para preparar bolsitas contra las polillas y popurrís.

Durante el siglo XIX, las familias más pudientes guardaban la ropa de cama en baúles de sándalo. De esta forma, las sábanas se impregnaban con el aroma de la madera, que mantenía a raya a las polillas y fomentaba un sueño apacible.

Propiedades del aceite

La investigación moderna ha confirmado que el aceite de sándalo tiene propiedades antimicóticasantiinflamatoriasastringentesexpectorantesbactericidasinsecticidasantisépticas (especialmente para los sistemas urinario y respiratorio), antipiréticas y sedantes.

Los aromaterapia emplean el sándalo como remedio complementario para ciertas formas de depresión, sobre todo cuando se acompañan de ansiedad e insomnio.

En cuanto al cuidado de la piel, el aceite es igualmente eficaz para la piel seca y grasa, y también ha demostrado ser útil para combatir el acné, el eccema (sólo bajo supervisión médica), los abscesos y la piel agrietada. Este aceite es muy suavizante y puede mejorar considerablemente el aspecto de la piel seca y envejecida.

Utilizado en inhalaciones de vapor y aplicado al pecho y la garganta (diluido en un aceite de base), el sándalo es un remedio excelente para la tos persistente, la bronquitis y la laringitis. Una pequeña cantidad añadida a un gargarismo puede aliviar el dolor de garganta (siempre que el gargarismo se escupa y se evite a toda costa tragarlo).

Como remedio complementario para la cistitis, se puede utilizar en baños de asiento, en el baño normal o en compresas calientes, para contribuir a aliviar las molestias.

El aceite de sándalo es maravilloso para equilibrar el sistema nervioso y crear una atmósfera romántica.

Su aroma profundo y amaderado es especialmente apreciado por los hombres.

Ficha de datos Aceite esencial de Sándalo

Nota de mezcla: Base

Efecto beneficioso: Depresión (sobre todo combinada con ansiedad), trastornos espiratorios, cuidado de la piel

Utilidad: Versátil

Precio: Caro

Grupo de aroma: Amaderado

Belleza natural con sándalo

Mima tu cuerpo y confiere un brillo renovado a tu pelo, con aceite esencial de sándalo.

Brillo para el pelo

Esta loción contiene jojoba, en realidad es una cera, aunque a temperatura ambiente se presenta en estado líquido. Combinada con aceite de coco, constituye un excelente acondicionador para antes del lavado, para cabellos secos o deteriorados por el sol.

La forma más fácil de mezclar el aceite sólido de coco y el aceite de jojoba, semisólido (cuando ha estado guardado en un sitio frío) o líquido, consiste en ponerlos en un cuenco precalentado: por ejemplo, en una cazuela de barro calentada en horno suave o puesta encima de otro recipiente con agua hirviendo. Remueve bien los aceites de coco y de jojoba, y añade los aceites esenciales.

Aplícate en el pelo un champú de pH equilibrado. Después aplica el acondicionador, masajeando bien el cuero cabelludo y procurando cubrir el cabello en toda su longitud.

Envuélvete la cabeza en una toalla tibia y deja actuar durante 30 minutos, antes de eliminarlo con más champú y un buen aclarado.

Crema de sándalo para la piel

Esta crema densa y de suave fragancia es excelente para la piel muy seca. Utilízala con precaución en la cara, el cuello y las manos, y resérvala sobre todo para las zonas verdaderamente secas, como los codos y los talones.

  • 25 ml de aceite de almendras dulces
  • 2 cucharaditas de gránulos de cera de abeja (o 4 cucharaditas de cera de abeja rallada)
  • 10 ml de aceite de sándalo diluido
  • 10 g de manteca de cacao
  • 15 ml de agua destilada
  • 3 gotas de aceite puro de neroli
  • 2 gotas de aceite puro de incienso

Pon el aceite de almendras dulces, la cera de abeja y la manteca de cacao en un cuenco resistente al calor, colocado a su vez sobre un recipiente con agua hirviendo. Remueve hasta que la cera y la manteca de cacao se disuelvan.

Retira el cuenco del calor y, sin dejar de revolver, añade primero el aceite de sándalo y después, lentamente, el agua destilada. Añade los aceites esenciales puros y sigue revolviendo hasta que la mezcla se espese.

Pásala a cucharadas a un frasco limpio de vidrio. La crema se conserva en el frigorífico unos 2-3 meses.

Perfume mezcla «aytar»

Este perfume sólido y sensual está inspirado en las fórmulas recogidas en antiguos textos amatorios de la India.

  • 1 cucharadita de gránulos de cera de abeja (o 2 cucharaditas de cera de abeja rallada)
  • 12 gotas de aceite puro de sándalo
  • 10 gotas de aceite puro de rosa
  • 5 gotas de aceite puro de limón
  • 4 gotas de aceite puro de cilantro
  • 1 gota de aceite puro de hoja de canela (optativo)

Pon la cera de abeja y el aceite de almendras en un cuenco resistente al calor, colocado a su vez sobre un recipiente con agua hirviendo. Remueve hasta que se disuelvan. Retira el cuenco del calor y añade los aceites esenciales.

Vierte la mezcla en un frasco de cristal con una tapa que cierre bien (cuajará en una hora).

Aplica la mezcla en los puntos donde late el pulso. Se conserva 3-4 meses, guardada en un sitio fresco y oscuro.

Por la alta concentración de aceites esenciales, es conveniente hacer una prueba cutánea de 24 horas en la parte interior de la muñeca. Cubre la zona con una tirita impermeable, para mantener la piel seca.

Perfume casero de madera de sándalo

Baño de madera y menta

Un baño refrescante, ideal para una mañana de verano o una tarde agobiante. Para obtener los mejores resultados, el agua no debe estar caliente, sino confortablemente tibia.

La leche en polvo (que se consigue en los comercios de productos naturales) te dejará la piel suave como la seda.

Mientras se llena la bañera, echa la leche en polvo y, una vez llena, añade los aceites, removiendo para dispersar las gotitas.

Métete en el agua, relájate, respira profundamente… ¡y empieza a soñar! Para después del baño, utiliza la loción de madera y menta (a continuación).

Loción de madera y menta

Una loción refrescante para los calurosos días de verano. Aplícatela en la piel después de la ducha o después de probar una de las recetas para el baño indicadas más arriba.

  • 50 ml de loción corporal de base, sin perfume
  • 10 gotas de aceite puro de sándalo
  • 3 gotas de aceite puro de amaro (salvia esclarea)
  • 4 gotas de aceite puro de menta
  • 3 gotas de aceite puro de lavanda

Añade los aceites a la loción y agita todo muy bien, para que se dispersen las gotitas de aceite.

Baño de leche y miel

Añadir leche y miel al agua del baño es una forma fantástica de hidratar la piel. Además de su fragancia profundamente relajante, los aceites contribuyen a eliminar manchas, abscesos y puntos negros.

  • 6 cucharadas de leche de cabra en polvo
  • 2 cucharadas de miel clara
  • 3 gotas de aceite puro de sándalo
  • 3 gotas de aceite puro de geranio

Mientras se llena la bañera, echa la leche en polvo y la miel, y una vez llena, añade los aceites esenciales, removiendo un poco para dispersar las gotitas.

Hogar fragante con Sándalo

Esta bolsita de fragancia limpia, especiada y amaderada es ideal para el armario de un hombre.

Saquitos aromáticos

Prepara el relleno con 2 días de antelación para que el aroma impregne la madera. Si te resulta difícil cortar el cañamazo a causa del entramado abierto, sujeta un patrón de papel a la tela, con alfileres, para usarlo como guía.

Necesitarás

  • Una lata pequeña
  • 30 g de serrín de sándalo y 30 g de virutas de madera aplastadas
  • 3 cucharaditas de mejorana seca
  • Unas ramitas de romero seco
  • 15 g de hojas de laurel
  • 5-6 gotas de aceite puro de sándalo
  • Una ramita de canela, aplastada
  • 4 o 6 piezas de 19 x 14 cm de cañamazo, cortadas de manera que uno de los lados sea más cortó que el lado opuesto
  • Tijeras
  • Hilo de coser
  • Bandas elásticas
  • Cuerda para atar
  • Cinta adhesiva

1.- Mete en la lata las astillas y las virutas, la mejorana, el romero, las hojas de laurel, la canela y el aceite de sándalo, y agítalo todo vigorosamente. Las cantidades indicadas son suficientes para 2-3 bolsitas. Cierra la lata y vuelve a agitarla de vez en cuando.

2.- Con punto zigzag, cose a máquina 1os bordes de la tela, para que no se deshilachen. Une 2 piezas de tela, cosiendo del revés tres de los lados, a 1,5 cm del borde. Deja abierto el lado más corto. Vuelve la primera bolsita del derecho y prepara las bolsitas restantes.

3.-  Rellena las bolsas, ciérralas con  una goma y átalas con una cuerda, haciendo un lazo por detrás. Pon cinta adhesiva en los extremos de la cuerda.

Saquitos aromáticos de Sándalo

Los aceites Esenciales de Sándalo más vendidos

Scroll hacia arriba

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies