Aceite Esencial de Manzanilla

Campo de flores de manzanilla

El Aceite Esencial de Manzanilla más utilizado en aromaterapia es la manzanilla romana (Anthemis nobilis). El color de este aceite oscila entre transparente y azul muy pálido.

La manzanilla común (Matricaria recutita o M. chamomilla) se usa también en aromaterapia; es de color entre azul intenso y verde, y de consistencia más densa.

Ambas especies contienen un agente antiinflamatorio llamado azulen.

Tanto en el caso de la manzanilla romana, como en el de la común y la bastarda, la parte utilizada es la flor.

Los beneficios de esta pequeña gran flor son bien conocidos por la mayoría de la gente. La manzanilla tiene una larga historia como remedio curativo y en casi todos los hogares está presente para aliviar desde un simple resfriado (tiene propiedades sudoríficas) hasta una mala digestióncalma los espasmos de cualquier índole, así como neuralgiasnerviosismo e insomnio.

La manzanilla común suele ser de gran ayuda en caso de asma o en procesos alérgicos, ya que actúa como antihistamínico suave.

En su uso externo, destacan los lavados oculares con infusión de las diferentes variedades de manzanilla (romana, bastarda, común, etc.); para reumatismoartritis, etc., se usa el masaje con aceite esencial de manzanilla común.

Un remedio suave para los niños

Las indicaciones de la manzanilla y de la lavanda se solapan. Ambos aceites esenciales son calmantes, y pueden utilizarse mezclados para conseguir un efecto más potente.

La manzanilla puede emplearse siempre que exista inflamación, y la el aceite esencial de lavanda cuando se requiera una acción antiinfecciosa.

Al igual que la lavanda, la manzanilla es un aceite apropiado para los niños. Diluido en un aceite vehiculador, puede utilizarse incluso en niños en periodo de dentición, en forma de masaje sobre el área afectada.

Tanto en forma de aceite esencial como de infusión, la manzanilla calma a los niños nerviosos y les ayuda a dormir.

Un baño con una decocción de manzanilla ayuda a combatir el cansancio

Manzanilla Un remedio con historia

Las propiedades de la manzanilla se conocen desde hace más de 4.000 años. En el antiguo Egipto, la manzanilla era considerada sagrada y estaba dedicada a Ra, el dios del sol.

El término «manzanilla» procede del griego khamaimelon, que significa «manzana de la tierra», pues la manzanilla romana tiene un aroma similar al de las manzanas maduras.

La denominación «matricaria» viene de «matriz» (útero), y ello es debido a la gran afinidad que tiene esta planta con dicho órgano, por su capacidad de calmar los espasmos durante la menstruación.

Las mujeres de pelo claro añadían flores de manzanilla al agua del aclarado final de su cabello para darle más brillo y perfumarlo, comprobando a la vez cómo el cabello se iba tornando más rubio cada vez.

Ficha de datos Aceite Esencial de Manzanilla

Nota de mezcla: Media
Efecto beneficioso: Alivia la inflamación y el dolor
Utilidad: Versátil
Precio: Medio-alto
Grupo de aroma: Herbáceo-floral

Belleza natural con manzanilla

La manzanilla resulta perfecta para tratar incluso las pieles más sensibles. Aprende aquí unas sencillas maneras de utilizarla.

Baño de autoestima

Un baño para aumentar la seguridad en ti misma. Vierte en el agua del baño la mitad de la siguiente mezcla.

Aceite corporal calmante

Aplica la mezcla sobre el cuerpo después del baño, por la mañana o por la noche.

Mascarilla facial calmante

Esta mascarilla es muy eficaz como suavizante y calmante de la piel. La arcilla verde puedes comprarla en farmacias y herboristerías.

  • 1/4 de cucharadita de arcilla verde
  • 1/4 cucharadita de almendras molidas
  • 1/4 de cucharadita de harina de avena molida
  • 3 cucharadas de agua de rosas
  • 1 gota de aceite esencial puro de manzanilla
  • 6 gotas de aceite con vitamina E (en perlas o cápsulas, si no encuentras la forma líquida pura)
  • 1 filtro de papel para café

Mezcla en un vaso pequeño de cristal la arcilla verde, y la almendra y la avena molidas.

Pon el agua de rosas, el aceite de manzanilla y la vitamina E en un cazo pequeño y calienta a fuego lento, removiendo suavemente. Fíltrala y, cuando esté fría, amalgámala con los ingredientes secos en una proporción de 5-10 ml de mezcla líquida por 2,5 de la seca.

Cuando obtengas una pasta suave, aplícate una capa fina sobre la cara, evitando el área de los ojos. Vierte un poco del agua de rosas sobre dos discos de algodón y colócalos sobre los ojos cerrados. Relájate durante 10 minutos y, a continuación, lávate la cara con abundante agua (mejor si es mineral).

Mascarilla facial relajante

Aceite de noche antiarrugas

Este aceite te ayudará a descansar durante la noche, con la ventaja adicional de suavizar las finas líneas faciales del rostro mientras duermes. No esperes resultados inmediatos, pues tarda en actuar, pero notarás una clara diferencia al cabo de un mes. También te ayudará a levantarte de mejor humor, así que utilízalo como tratamiento relajante integral.

Mezcla los aceites de jojoba, semilla de albaricoque y de escaramujo. Añade los tres aceites esenciales puros y extiende una pequeña cantidad sobre la cara. Déjala actuar un ratito y luego retira el exceso de aceite con una toallita de papel.

Compresas faciales

Con esta mezcla podrás preparar tu cara para la aplicación de cualquier mascarilla o crema de noche, ayudando a tu piel a absorber el producto.

Necesitarás un trozo de muselina para cubrirte la cara. Recorta 4 agujeros, para los ojos, la nariz y la boca.

Añade 5 ml de aceite esencial de manzanilla diluido a un recipiente con agua caliente, empapa en ella la muselina, escúrrela y aplícala sobre la cara.

Relájate 10 minutos, respirando lenta y profundamente.

Aclarado para cabellos rubios

Esta loción es ideal para resaltar los reflejos dorados o rubios del cabello.

Añade el aceite y las flores secas al agua y deja reposar la mezcla, tapada para que no se escape la humedad.

Cuando se haya enfriado, embotéllala. Utiliza 15 ml para el aclarado final, frotándote el pelo y dejando actuar la mezcla durante 5-10 minutos.

Hogar fragante con manzanilla

Utiliza los tonos suaves de la manzanilla, su aroma sutil y sus propiedades calmantes para llenar tu hogar de armonía.

Inspirándote en la manzanilla

Los campos de flores de manzanilla han sido la inspiración de este sereno ambiente (derecha). A la luz del día, los tonos amarillo dorado y crema intenso son relajantes a la vista y dan pie a armoniosos esquemas decorativos que resultan frescos en verano, y cálidos y acogedores en invierno.

La manzanilla es conocida por sus propiedades contra el insomnio.

Decoración color manzanilla
Usa una paleta de tonos suaves similar a ésta y salpicada de blanco para dar sensación de tranquilidad y bienestar.

Saquito de aromas para dormir

Coloca este saquito bajo tu almohada y deja que los efectos sedantes de la manzanilla y el lúpulo te ayuden a dormir bien. También puedes preparar varios saquitos y colgarlos en el cuarto de baño.

Necesitarás:

  • Dos retales de encaje o de visillo
  • Alfileres
  • Dos cintas estrechas de seda de 90 cm de longitud, de dos colores
  • Un imperdible pequeño
  • Tijeras
  • Flores secas de manzanilla y de lúpulo
  1. Une con alfileres las dos telas y haz unos cortecitos a intervalos de 2 cm, y a 2 cm del borde de la tela.
  2. Prende el imperdible en los extremos de las cintas y pásalas por los agujeros, dejando una abertura en un lado del saquito.
  3. Llena la bolsa con las hierbas secas y ata las cintas con un lazo.

Los aceites Esenciales de Manzanilla más vendidos

Scroll hacia arriba

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies